Web del canal #Cosmologia

"Materia Superconcentrada" por Mikatp

Original: relato1.rtf

Él sabía que no iba a ser posible, ese experimento jamás iba a funcionar, había estudiado la teoría a fondo. Pensaba que era una pérdida de tiempo y de recursos, pero había que hacer ver que allí se investigaba o perderían la subvención.

El Doctor Guzmán estaba leyendo el último número de The Phisics Journal que había recibido el departamento la semana pasada. Le había gustado un artículo acerca del confinamiento magnético para plasmas. Un grito exaltado acabó con sus meditaciones:

-¡Profesor, Profesor! grito un colaborador desde el laboratorio.

Un estudiante entró a su despacho con la cara ensangrentada. Tenía cristales por todo el rostro y las manos.

-¡Profesor, lo hemos conseguido!

En su cara de satisfacción se vislumbraba el éxito. Olvidándose de sus heridas relató al doctor lo ocurrido:

-Lo logramos Profesor. La implosión ha sido tan fuerte que los pedazos del contenedor han quedado repartidos por todo el laboratorio.
-¿En serio? ¿Durante cuanto tiempo?
-No lo sé, el registro lo tiene Miriam.

Los ordenadores en los que quedaban guardados los datos de cada experimento se encontraban en otra habitación. Se transmitían allí desde los sensores del laboratorio para evitar que alguna incidencia diera al traste con la investigación. Una muchacha joven bajó corriendo las escaleras.

-¡Joder!, qué coño habéis hecho, habéis jodido el puto sensor antes de apagar los láseres. ¡Dios! ¿Qué demonios te ha pasado, Jorge?
-Miriam, lo hemos logrado. Hemos conseguido crear un agujero negro. ¡Y hemos sido nosotros!
-No me lo creo, yo no he visto nada en el monitor.
-¿Con qué escala de tiempo? - Dijo el doctor -
-Tiempo real.
-¡Claro!

Jorge había tenido que ir a la enfermería, sus heridas no eran graves y con la emoción y las ganas de volver no tardaría en recuperarse. Mientras Miriam y el profesor subían las escaleras camino del centro de cálculo. Al llegar se sentaron frente al ordenador.

Había cinco sensores dentro del laboratorio y cuatro más en regiones alejadas del campus. Uno de ellos medía la temperatura de la sala, otro medía la potencia del láser principal, un tercero la masa dentro del contenedor; los otros dos eran muy especiales y los habían fabricado el doctor Guzmán y su equipo:

El primero consistía en dos láseres perpendiculares que realizaban barridos periódicos sobre la muestra del contenedor, la información se recogía en unos CCD (sensores ópticos como los de las cámaras digitales) previamente ampliada lo suficiente. Este aparato servía para medir el volumen infinitesimal de la muestra. Por medio de un programa de ordenador programado por Miriam se analizan los datos procedentes de ambos láseres teníendose una imagen tridimensional.

En sus primeros experimentos se dieron cuenta de que no servía este detector así que lo sustituyeron por uno más moderno en el que el principio es el mismo, pero utilizan rayos X de longitud de onda mucho más corta y más exactos por tanto. Por medio de una película fosforescente pueden fotografiar la imagen de interferencia de los rayos al pasar por la muestra. Esta técnica se llama "cristalografía de rayos X" y se usa para estudiar cristales, virus, y demás sustancias cuyo tamaño es muy pequeño.

El quinto sensor era similar a un cuadro pegado en el techo. Una plancha de plomo se mantenía colgando de una base metálica por medio de una gomaespuma blanda pero resistente. Ambas láminas formaban un condensador, y su capacidad variaba según la plancha de plomo pesase más o menos, es decir, según la fuerza de la gravedad: era un captador gravitatorio.

Jorge había tenido suerte, si el experimento hubiera salido mejor la plancha de plomo habría caído sobre él atraída por la fuerte gravedad que el agujero negro generaba. Pero gracias a Dios cuando Miriam pudo retroceder hasta el momento exacto en que el sensor que medía la potencia del láser principal quedó destruido tomaron nota de lo ocurrido.

El sensor de gravedad acusaba un fortísimo incremento de su actividad durante un tiempo muy breve, 10 picosegundos. Los cuatro sensores de gravedad alejados del campus también lo notaron. Apenas era visible pues la inercia del plomo enmascaraba la medición pero el detector así construido era muy sensible.

Sin duda lo habían conseguido. Un experimento en el que sólo los estudiantes creían, hecho a destiempo por la tarde en el sótano de una universidad mediocre se iba a hacer merecedor del lugar más destacado en la historia de la ciencia.

A mediados del año siguiente el laboratorio era distinto. Habían descubierto que la causa por la que se les cerraba inmediatamente el agujero negro era la entrada de aire. El recipiente en que lo generaban era hermético pero aún así no estaba al vacío. Cuando se formaba el agujero de dimensiones microscópicas absorbía el aire con lo que aumentaba su masa y la potencia del láser que mantenía la densidad por debajo del nivel crítico era insuficiente, y el agujero se extinguía. Además esto tenía un efecto secundario, el recipiente quedaba al vacío, con toda la materia interior concentrada en un único punto. El cubo de vidrio podía resistir la presión atmosférica, pero no si la sumamos a la fuerza de la gravedad con que el punto central atraía las paredes. Esa fue la causa de la primera implosión.

Hablaba el profesor:
"Verán, según la relatividad espacial la geometría del espacio-tiempo está íntimamente ligada al tensor de distribución de masas, eso quiere decir que cuando tenemos una masa, esta deforma el espacio. Es algo similar a lo que pasa cuando tienes en una cama varias bolitas, y aprietas en un punto del colchón para hundirlo: inmediatamente las bolitas se ven atraídas hacia el hueco. Mientras más apretamos más hundimos el colchón y más fuerte es la atracción de los objetos circundantes. Esa es básicamente la forma en la que se puede decir que una masa deforma el espacio creando lo que conocemos como gravedad." Esta fue la forma que usó el doctor Guzmán para explicar a sus colegas de la universidad lo que había conseguido y para qué necesitaba más dinero. "Imagínense ustedes que en vez de con el dedo hundo el colchón con la punta de un lápiz, si aprieto muy fuerte el lápiz taladrará la tela creando un agujero. Esto es así porque he apretado muy fuerte (mucha masa) y el lápiz estaba afilado (poco volumen). Es decir que si tenemos una masa y la logramos comprimir hasta un volumen menor que el llamado radio de Chandrasekhar esa materia digamos que perforará el espacio-tiempo creando lo que llamamos comúnmente un agujero negro."
-¿Y eso para qué vale? - Preguntó Don José, eminente biólogo y rector de la universidad donde trabajaba el señor Guzmán.
-Eso -sentenció enojado el Profesor- tiene más implicaciones físicas y más utilidades de las que usted podría imaginar.
Y con esto dio por terminada la conferencia. Desafortunadamente sus argumentos no terminaron de convencer al rector que optó por destinar los fondos al departamento de biología, como era de esperar.

Al salir se preguntaba mentalmente:
"¿Y esto para qué vale? ¿que para qué vale? ¿que para qué vale? ¡Pues no sé caramba pero para algo valdrá!"

Al profesor no se le escapaba que su descubrimiento sería importante para los astrónomos, pero él era más bien práctico, no podía encontrarle una utilidad mundana a lo que acababa de crear y eso le hacía sentir inútil. Se sentía impotente pues había perdido la subvención, lo único que le quedaba era publicar su descubrimiento en alguna revista americana de poca monta y comenzar a investigar otra cosa más práctica. Pero si hacía eso en el estado actual de su experimento él sólo figuraría como un pionero, pero nada más. Otros perfeccionarán el invento y se llevarán el mérito, se sentía como Lorentz. "Yo he descubierto la forma de crear agujeros negros, y Lorentz la matriz de transformación de coordenadas relativista, otros encontrarán utilidad a mi invento, como Einstein hizo, ¿y a quien recuerda la historia?" Entró en su despacho, cerró la puerta de golpe y se echó a llorar.

Mientras meditaba, algunas ideas burbujeaban incesantemente en su cabeza, como si le exigieran que encontrara alguna conexión; el artículo sobre confinamiento magnético para plasmas... el vacío que generaba el agujero negro localizado... el cómo un recipiente más robusto soportaría la presión sin implosionar...

De repente una brillante asociación de ideas pasó como un relámpago por su mente: "plasma ¿para qué vale el plasma? Para las centrales de fusión ¿y para que valen las centrales de fusión? Para acabar con las de fisión ¿y porqué queremos acabar con las de fisión? Porque generan residuos ¿Y cual es el problema de los residuos? Que hay que almacenarlos. ¡Si! ¡Lo tengo!" Acto seguido llamó a sus colaboradores y les explicó su idea, a él no le convencía al principio, pensaba que era algo simple y que usar un gran descubrimiento para eso no merecía la pena, pero se fue convenciendo a medida que trataba de convencer a su equipo:
-¿Va a almacenar residuos nucleares dentro de agujeros negros? -preguntó Jorge.
-No, mejor aún, hoy en día el problema más grave al que se enfrenta la humanidad no es una bomba atómica.
-¿Cuál es?
-La falta de espacio. Las basuras y residuos cada vez roban más espacio a los habitantes tanto humanos como animales, cantidad de especies de extinguen cada año por falta de espacio en su hábitat y las grandes poblaciones luchan por no convertirse en un estercolero.
-No veo cómo un agujero negro puede solucionar eso ¿Piensa tirar las basuras a otra dimensión? -dijo Miriam-.
-¿Otra dimensión? -contestó el profesor riendo- tú has visto muchas películas. Lo único que aquí hacemos es comprimir una masa hasta que su volumen permite acercar a ella cualquier molécula, tan pequeña como sea y que esta quede atraída sin poder escapar.
-¿Pero y los fotones? No son moléculas ni tienen masa.
-No tienen masa en reposo, pero sí masa relativista, y esa masa es tan válida como cualquier otra. La luz se propaga siguiendo geodésicas, y nuestro agujero negro curva el espacio de manera que todas las geodésicas entran en él. Por eso la luz también se dirige hacia su interior. Son dos explicaciones equivalentes.
-¿Entonces Profesor cual es su idea? Porque a medida que eche residuos en el interior, la masa aumentará y los residuos seguirán pesando lo mismo.
-Comprimir la materia requiere mucha energía con los métodos actuales, pero nosotros creamos el agujero con relativamente poca, ¿porqué implosionó el recipiente?
-Porqué todo el aire interior se concentró en un único punto y se creó el vacío. ¡Quiere usar un agujero negro para comprimir basura!
-Algo así -dijo el profesor sonriente.
-¡Me parece una idea absurda! -reprochó severamente Miriam- ¿Se ha parado a pensar en las implicaciones que tiene tener un agujero negro de laboratorio? Podríamos comprobar la teoría de la relatividad general, apoyar experimentalmente las ecuaciones de Hawking ¡sería una revolución!
-¿Una revolución dices, Miriam? ¿Para quienes? ¿Cuántas personas se beneficiarían si Einstein acertó o estaba equivocado? ¿Le concedieron el Nobel a Einstein por su teoría de la relatividad? No. Se lo concedieron por la explicación del efecto fotoeléctrico ¿Y porqué?
-¿Porqué?
-Sencillamente porqué en aquella época el efecto fotoeléctrico era más útil que unas ecuaciones en un papel. ¿Por qué conocemos a Nobel? Por la dinamita, invento tan útil como el que más, desgraciadamente tanto para lo bueno como para lo malo. ¿Porqué Nobel no creó un premio para las matemáticas?
-Dice la historia que su mujer se la pegaba con un matemático, y él de rabia se negó a incluir a las matemáticas en su lista.
-Sí, pero lo que Nobel dejó escrito y lo que hoy se tiene es que él no consideraba a las matemáticas ciencia "útil". Bien como base en la que apoyarse, pero no útiles en si mismas. La gente siempre ha apreciado los inventos que les atañen. ¡Así que nosotros vamos a desarrollar el proyecto, conseguir fondos para llevarlo a cabo y reducir los contaminantes!
-¿Y cómo piensa hacerlo?
-Intentaremos compactar todo lo posible los medios para crearlo, de forma que se puedan instalar en cualquier sitio. En cualquier habitación. En concreto en los vertederos...

El profesor explicó la forma en la que se imaginaba su invento. Nada más y nada menos que un embudo que hacía entrar la materia en el agujero negro. La potencia de los láseres estaría controlada de manera que cuando se alcance cierta cantidad de materia condensada no se pudiera mantener el agujero y caería a un contenedor en forma de "grano de materia", cuyo peso sería el mismo que cuando entró pero su volumen una milésima parte. Así se comprimirían los residuos hasta límites inimaginados y con el mínimo de energía. Y lo mejor de todo es que las bolas se mantendrían reducidas por su propia gravedad, no se agrandarían pos la lluvia ni por el calor, ocupando siempre el mínimo espacio.


No tardó ni un año en llevar a la práctica un prototipo instalado en el vertedero municipal de una gran ciudad. Tal como él imaginó grandes camiones de basura se volcaban por una boca ancha y aparecían al otro lado reducidos a una minúscula bola casi invisible pero enormemente pesada. Estas bolitas se almacenaban en una cámara cuyo suelo era de acero para soportar el peso y las paredes tenían un blindaje de plomo pues aún se medía si aquellas bolitas pudieran producir radiactividad. La cámara estaba dividida por un vidrio plomado en dos secciones, una donde se almacenaban las microbolas y otra donde estaban los operadores. Los medidores geiger no detectaban ninguna actividad radiactiva fuera de lo normal.

Esporádicamente se detectaban pequeños picos de radiación, sobre todo, atribuida por los expertos a la desintegración de algún isótopo que formara parte de las paredes o el suelo. El profesor intuía que eso no presagiaba nada bueno, pero no sabía explicar porqué. La radiación estaba formada principalmente por neutrones rápidos cuando él sabía que las desintegraciones desprendía radiación beta, electrones y no neutrones rápidos.

Día a día esos picos se fueron haciendo más y más frecuentes, hasta que llegaron a convertirse en un continuo que hacía aumentar la radiactividad del montón de bolitas. A Jorge le llamó la atención que a medida que aumentaba el número de bolas, también aumentaba en décimas la temperatura de la muestra.

De pronto la radiación empezó a aumentar. Ya no eran desintegraciones esporádicas, ahora el calor y la radiación se hacían notables. Detuvieron el artefacto para investigar el caso. En el montón se acumulaban toneladas de basura supercomprimida.

Los operadores en la sala tenían un walkytalkie para comunicarse con los operarios de las demás maquinarias y con el jefe del vertedero. Cuando llevaban un par de horas trabajando una voz sonó por el walky, era el jefe:
"Está bien, investigadores, ya podéis desconectar la máquina."
Esto extrañó a todos porque la máquina había sido desconectada hacía una hora, así que todos lo tomaron como un pequeño despiste del jefe. A los pocos minutos el altavoz emitió: "Vale, podéis entrar en la sala de control." Nadie entendía qué significaba eso, llevaban ahí dentro más de dos horas.

Miriam empezó a asociar ideas:
-Tenemos muchas bolitas, cuando había pocas la radiación era poca, pero la radiación de una sola es nula, así que no puede ser que al haber más se detecta mejor. Porque ahora aumenta la radiación poco a poco y hay las mismas bolas que ayer.
-No te olvides de que son neutrones rápidos -recordó el profesor-.
-Sí, como los que se producen en la fusión del deuterio y el tritio en las centrales nucleares de fusión. ¡Además se genera calor! ¡Es una especie de fusión!
-No Miriam, no es una especie de fusión, es una fusión en toda regla. ¿Cómo se forman los agujeros negros espaciales?
-Una estrella explota en una supernova y si la masa supera un límite su núcleo implosiona y la materia se comprime bajo su gravedad por debajo del radio necesario.
-"La materia se comprime bajo su gravedad" ¿eso qué te sugiere?
-¿Hemos alcanzado la masa crítica?
-Me temo que sí. Cuando dos bolas están muy próximas llegan a fusionarse, eso crea una reacción similar a la del hidrógeno que produce calor y un neutrón rápido. Pero además genera una bola con prácticamente el doble de masa, capaz de atraer el doble de fuerte a otras bolas próximas, que también se unirán a ella produciendo una reacción en cadena. Es algo con lo que no habíamos contado, nunca se me hubiera ocurrido pensar en ello.
-¿Y ahora qué pasará? -preguntó Jorge-.
-Pues no lo sé, a decir verdad nadie ha llegado a este punto, así que por mi intuición creo que la reacción crecerá exponencialmente. Cuando todas la bolas se hayan unido se formará un agujero negro espontáneo supermasivo que absorberá hasta los neutrones que se generan en su interior, así que llegará un momento en que la radiactividad y el calor disminuirán súbitamente...

El sonido del altavoz interrumpió la conversación de nuevo:
-¡Hasta mañana trabajadores!-
Jorge preguntó:
-¿Hasta mañana? Son las seis de la tarde, el turno no acaba hasta las 8 ¿Nos va a dejar salir dos horas antes?
-Es algo poco probable -dijo el profesor.
-¿Otro despiste?
-No creo.
-¿Entonces?
-Voy a aventurar una hipótesis disparatada: emisiones del pasado.
-¿Del pasado? Es imposible.
-No lo es, la radiación electromagnética se debilita pero no se extingue jamás y continúa dando vuelvas en el espacio cada vez con menor amplitud.
El altavoz volvió a sonar: -¡Atención la inspección en el departamento 7PT se realizará pasado mañana, día 10-
-¡Profesor! Hoy es día 9, ¡esa emisión puede ser de ayer!
-Es posible.
-¿Pero porqué nadie nota nada raro? ¿ningún trabajador ha dado ningún aviso extraño? ¡Si estuviéramos retrocediendo en el tiempo alguien lo notaría!- El miedo se hacía evidente en la cara de Jorge y el profesor lo tranquilizó:
-Tranquilo, no estamos retrocediendo, es sólo radiación electromagnética que de alguna manera pasa a través del agujero que se está creando.
-¿Pero y porqué sólo en esta sala? El jefe podría también notarlo y no nos avisa.
-¿Conoces la jaula de Faraday?
-Consiste en que el campo eléctrico en el interior de un conductor cerrado es nulo.
-Y esta habitación está plomada ¿verdad?
-Sí, profesor. ¡Ah, claro! Por eso es sólo aquí. ¿Pero y cuando emitimos nosotros?
-El sistema de comunicación interna opera en doble banda, la banda baja que es por donde recibimos la emisión del agujero se ve fuertemente afectada por la jaula. Pero la banda de transmisión, banda alta, es de una frecuencia mucho mayor, y la conductividad de las paredes no es suficiente como para anular el campo.


Se hacía tarde y llegaba la hora de salir. Pero ni el profesor, ni Miriam ni Jorge, nadie se movió de allí. Decidieron que querían ver la formación del agujero y se quedarían allí toda la noche. Tomaron un foco y lo apuntaron directamente al centro del montón de bolitas, veían cómo había un puntito en el centro totalmente negro, por muy potente que fuera el foco, ese es el centro del agujero negro. De pronto el montón quedó comprimido en un pequeño punto, y la radiación paró de repente. El walky emitía un ruido ensordecedor, suma de todas las emisiones pasadas que ahora volvía a recibir todas juntas. Estaban siendo testigos de uno de los espectáculos más bellos, pero no por su imagen, sino por los maravillosos procesos físicos que estaban observando y que hasta entonces no eran más que unas ecuaciones, sólo tinta en un papel.

De pronto el vidrio plomado que dividía la sala se quebró y un fuerte ruido de cristales rotos aturdió al profesor. Cuando éste despertó y abrió los ojos tenía en frente a un chaval joven con una bata blanca manchada de rojo y la cara ensangrentada, que le llamaba:
-¡Profesor, profesor!
era Jorge,
-¡Profesor, lo hemos conseguido!
Una indescriptible sensación de deja-vù invadió al profesor:
-¿Qué ha pasado Jorge? ¿Ha sido el contenedor de vidrio?
-Lo logramos Profesor. La implosión ha sido tan fuerte que los pedazos del contenedor han quedado repartidos por todo el laboratorio. ¿Cómo lo ha sabido?
-Digamos que... bueno... he tenido una visión.


No había visto el final de su sueño pero estaba seguro de que, llegado el momento, él sería el primero en descubrirlo... y eso le aterraba.


FIN


27-9-03

"Este relato no tiene copyright, su difusión es libre en cualquier medio siempre que se mencione el nombre del autor."

 
© CanalCosmologia 2003 by SVERG